Muy pocos lugares son tan icónicos como la Isla de Pascua. Este sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO, conocido como Rapa Nui por la comunidad local, es verdaderamente uno de los lugares más preciados de la Tierra, con sus gigantescas cabezas de estatua Moai reconocidas por personas en todos los rincones del mundo.

A pesar de esta gran estatura y el hecho de que es uno de los lugares habitados más remotos del planeta, la Isla de Pascua no es inmune al flagelo de la contaminación plástica y los desafíos que la globalización crea para la gestión de desechos.

HECHOS CLAVE
Una de las mayores concentraciones de microplásticos.

Más de 20 toneladas de basura producidas diariamente.

La población se ha duplicado en 20 años, a 7.750.

Incremento del 500% en visitantes turísticos mayores de 20 años.

(Más de 100,000 turistas por año para el 2020)